Mostrando entradas con la etiqueta POEMAS PARA NIÑOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta POEMAS PARA NIÑOS. Mostrar todas las entradas

domingo, 21 de agosto de 2016

MEDIO TRISTÓN



                                                MEDIO TRISTÓN

Juan está medio tristón
porque debe estar en cama
a pesar del figurón
de Mickey en el pijama.

Para que se pase el tiempo
a mil inventos recurre,
lee revistas, ve en la tele
dibujitos, y se aburre.

Los chicos no pueden ir
a su casa, a visitarlo,
porque les dijo el doctor
que podía contagiarlos.

Ya pasaron cuatro días
y el tiempo parece eterno
le faltan dos o tres mas
¡¡ésto es peor que el infierno!!


Por la ventana del cuarto
aflora la primavera
¿no está demasiado grande
para que le dé papera?.

El teléfono no para
de sonar en todo el día
Juan les cuenta que, al colegio,
no puede ir todavía.

Todos dicen que es genial
que eso es tener buena estrella
pero si no va a la escuela
no la puede ver a ella.

domingo, 12 de junio de 2016

BATIPOEMA

                               BATIPOEMA

Batman, Robin, Supermán,
se fueron a Tucumán
a buscar unas pastillas
para Mujer Maravilla.

Del costado del camino
saludaron al Pi
ngüino
quien, arriba de un camión,
viajaba con el Guasón.

Con pijamas y chancletas,
en la batibicicleta,
comiendo emp
anadas ricas,
pedaleaba Batichica

y, con un chocolatín,
en batimonopatín,
Flash, iba muy apurado
como viaja a todos lados.

Alfred, siempre diligente,
con su grueso par de lentes,
para hacer
budín de moras,
llevaba la batidora.

Cuando los chicos los vieron
¡¡Qué contentos se pusieron!!!
y les armaron, con maña,
un batimóvil de caña.

Pero, al ir a la farmacia,
-¡¡ Oh, Batm
an, Santa desgracia!!
De esas pastillas no había
pues, las compró Bruno Díaz-.

Mujer Maravilla dijo
tranquilos, yo no me aflijo.
Adentro de
mi cartera
hay caramelos de pera.

Y, todos, en San Miguel,
festejaron a granel
y el poema se durmió
porque batiterminó.

jueves, 28 de enero de 2016

ADENTRO DE UN CASTILLO

                           ADENTRO DE UN CASTILLO

Siempre me traigo a la pieza
un trocito de carbón
porque, adentro de un castillo,
tengo durmiendo un dragón

Es suave como peluche
pero mas fuerte que un león
y es, volando por los aires,
lo que se dice, un campeón

Cuando toco mi guitarra
le susurro una canción
aunque él pide, solamente,
discos de los Rolling Stones

No me acompaña a la escuela
porque es medio remolón
y, si lo encuentra la seño,
me lo manda a dirección

Cuando la luna es de espuma
y las nubes de algodón
me sube sobre su lomo
y se transforma en mi avión

y, cuando estoy algo triste,
se me arrima, mi dragón,
y con su llama azulcita

me calienta el corazón 

jueves, 25 de junio de 2015

UNA DE MIEDO



                       UNA DE MIEDO

El hombre lobo, Drácula y la momia
salieron a dar vueltas, una vez,
y, en una plaza, llorando como un nene,
estaba el monstruo que alquila el lago Ness.
Bicho fiero pero muy bueno en el fondo,
porque habita en el fondo de aquel lago
del lugar ese que está lleno de ingleses,
los vió y les preguntó - ¿yo acá qué hago?-
Los otros monstruos no encontraban respuesta,
el hombre lobo, que siempre anda a los saltos,
en lugar de contestarle la pregunta
lo miró y le dijo –che, vos sos muy alto-.
La momia, comiendo un chupetín,
dijo, perdonen que, mucho, yo no entienda
mañana tengo que ir al hospital
porque el doctor me va a cambiar las vendas.
Pero Drácula, limpiándose un colmillo,
porque se había comido una morcilla,
comprendiendo al pobre y triste monstruo,
lo llevó a un bar y le acercó una silla.
-A ver, contáme  pibe, ¿qué te pasa?
(le dijo a Nessy, con voz endraculada).
-Me dormí y me desperté lejos de casa
mi mami debe estar muy preocupada-
Dicho esto entre inglés y castellano
el bicho, de seis metros, se calló.
El mozo se acercó, Drácula dijo
-traiga otra media luna, pago yo-
Al ver que solución no le encontraban
al problema en que Nessy estaba inmerso
me apiadé y les dije arrepentido

perdón, muchachos, yo escribí estos versos.
Desde el papel los cuatro me miraron.
Me miraron así, desde el papel.
-Yo escribí esto, pero si prefieren
Cambiamos ésta historia que es muy cruel-.
Entré al poema y me senté con ellos
en esa mesa, de verdad, monstruosa
y, con tal de verlos complacidos,
convenimos que iba a escribir otra cosa
Desde entonces somos muy buenos amigos
La pasamos muy bien si nos juntamos
y, si nos ves venir por la vereda
metete en casa, porque te asustamos.

jueves, 26 de marzo de 2015

EN EL FONDO DE LA ESCUELA



    EN EL FONDO DE LA ESCUELA

En el salón de madera,
El pintado de amarillo,
Donde hay guardados dos baldes,
Tres escobas, dos cepillos,
Un cuadro de San Martín,
Un bustito de Colón,
Un ropero todo roto
Y unas flores de cartón.
El del fondo de la escuela
Al lado del arenero
Reunión secreta de hombres,
Los soldados de tercero.
Juancito cuida la puerta,
Guardián de roja melena,
No sea que, por sorpresa,
Vaya a infiltrarse una nena.
La razón, un papelito
Que, del bolsillo de Carlos,
Sale airoso y se despliega.
El solo quiere mostrarlo.
Lo pasa de mano en mano,
Lo leen sin murmurar
Son náufragos en un bote
Extraviado en alta mar
Cuando llega hasta mis ojos
Lo que está escrito, me atrae
Siento una cosita rara
Y una lágrima me cae.
Nos quedamos asombrados
Fijas, en él, las miradas
Una escoba cae al suelo
Carlitos no dice nada
La campana llama a clase
Un tañir mas bien, discreto
Cada uno de los doce

Se va guardando un secreto
El que se queda es Carlitos
Chiquitito como hormiga
Los otros salen corriendo
¡El que es último la liga!!
¿-hice bien en enseñarlo?-
tembloroso, me pregunta
yo no sé qué responderle
los dos salimos en yunta.
Pongo mi mano en su hombro
En el aula está la meta
El sol se ve algo distinto
Tengo un amigo poeta