Mostrando entradas con la etiqueta MICRORRELATOS PARTICIPANTES EN "PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS" DEL BLOG L"LA COLINA NARANJA". Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MICRORRELATOS PARTICIPANTES EN "PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS" DEL BLOG L"LA COLINA NARANJA". Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de mayo de 2015

LA SERPIENTE






                                                                https://4.bp.blogspot.com/-SrrJfU2bHoI/WM-eQp3SAmI/AAAAAAAACwU/tzDbqawfwxsekK3Rd5yElbfsl-t6kTv2ACPcBGAYYCw/s1600/pmi2017.png                          

                                                                LA SERPIENTE





Detrás de las miradas puede adivinarse la desesperación, el odio, el vacío, la desesperanza. Aquel que demuestra algo de debilidad, pronto es desplazado por los otros hacia el final de la fila. Sobre la vereda mugrienta, un charco de sangre se ha formado en torno al cuerpo, sin vida, de un muchacho. Casi todos portan armas. No armas de fuego, esas no están permitidas, pero, si, navajas, palos, tapas de ollas, que juegan las veces de improvisados escudos. Aparentemente, las puertas se abren. La serpiente humana comienza a moverse. Algunos están aquí desde hace un par de días. El olor a orina y a desechos humanos empuja los sentidos hacia las náuseas. Cada uno encierra el anhelo de ser el elegido, pero el periódico fue específico en su aviso. “Se busca un empleado, solo uno".

lunes, 9 de febrero de 2015

EL VAGO

                                             


https://4.bp.blogspot.com/-SrrJfU2bHoI/WM-eQp3SAmI/AAAAAAAACwU/tzDbqawfwxsekK3Rd5yElbfsl-t6kTv2ACPcBGAYYCw/s1600/pmi2017.png


                                                                  EL VAGO

El vago vuelve tarde del trabajo. 
Pasó por un bar y se gastó los, pocos, pesos que tenía en una ginebra. 
En ese bar, todos saben que es un vago. Que agarra changas porque de todos los trabajos lo hechan por vagancia.
El vago llega sigiloso a la pensión donde habita, pues sabe que si lo escucha Doña Cata, le va a reclamar los tres meses de renta que le adeuda. 
El vago entra a su pieza y se tira sobre la cama sin hacer. Sobre el techo, las manchas de humedad van creciendo. Doña Cata le dijo que si las limpiara, se lo descontaría de lo que le debe, pero el vago prefiere acostarse sobre su lecho boca arriba y mirar como se esparcen y transforman las figuras sobre el cielo raso.
El vago tiene un vago recuerdo de su familia, a la que no llama desde hace tiempo. 
Se vino para la ciudad porque allá, en el pueblo, no había nada por hacer y siempre le dió verguenza de que lo llamaran vago. Y el vago tiene unas ganas enormes, terribles de llorar, pero no lo hace, de puro vago nomás.

martes, 15 de enero de 2013

CAMINO REAL


https://4.bp.blogspot.com/-SrrJfU2bHoI/WM-eQp3SAmI/AAAAAAAACwU/tzDbqawfwxsekK3Rd5yElbfsl-t6kTv2ACPcBGAYYCw/s1600/pmi2017.png
                                 CAMINO REAL 


La luna enredada en sus cabellos era corona plateada. Todos, hombres, mujeres, niños, volteaban sus testas al paso del carruaje. Los perros, guardias reales, la custodiaban cansinos acompañando el tranco lento del corcel que transitaba por el camino Real. Tan real como cada uno de los contenedores de basura donde se detenía a buscar algo. Tal vez, una zapatilla de cristal.