lunes, 17 de abril de 2017

LOS HIJOS DEL SILENCIO



                              LOS HIJOS DEL SILENCIO



Arsenio Cruz, harto de las injusticias de éste mundo, decidió un día guardar silencio hasta que la equidad fuera reina entre los hombres.  

A partir de allí, las auroras y los crepúsculos de Arsenio transcurrieron mudos hasta el instante de su muerte.

Y fue que su prole juró seguir con la empresa y el orbe tampoco conoció la música de sus voces.

Cierta vez un hijo de un hijo de un hijo de Arsenio, cansado también como el primero, desgarró promesa y firmamento con un grito.

Los Cruz, entonces, retomaron su compromiso, pero ya con un hálito de esperanza.