sábado, 25 de febrero de 2017

EL ÉMULO



                                                  EL ÉMULO


Abdul Yarameh, conquistador de Mauritania y, quizás, el más grande admirador de Atila, rey de los Hunos, jamás extendió su imperio más allá de los límites del desierto del Sahara. De esa manera, se aseguró de que, donde pisara su caballo, tampoco volviera a crecer el césped.