domingo, 12 de junio de 2016

BATIPOEMA

                               BATIPOEMA

Batman, Robin, Supermán,
se fueron a Tucumán
a buscar unas pastillas
para Mujer Maravilla.

Del costado del camino
saludaron al Pi
ngüino
quien, arriba de un camión,
viajaba con el Guasón.

Con pijamas y chancletas,
en la batibicicleta,
comiendo emp
anadas ricas,
pedaleaba Batichica

y, con un chocolatín,
en batimonopatín,
Flash, iba muy apurado
como viaja a todos lados.

Alfred, siempre diligente,
con su grueso par de lentes,
para hacer
budín de moras,
llevaba la batidora.

Cuando los chicos los vieron
¡¡Qué contentos se pusieron!!!
y les armaron, con maña,
un batimóvil de caña.

Pero, al ir a la farmacia,
-¡¡ Oh, Batm
an, Santa desgracia!!
De esas pastillas no había
pues, las compró Bruno Díaz-.

Mujer Maravilla dijo
tranquilos, yo no me aflijo.
Adentro de
mi cartera
hay caramelos de pera.

Y, todos, en San Miguel,
festejaron a granel
y el poema se durmió
porque batiterminó.