sábado, 5 de marzo de 2016

ALBEDRÍO LIBRE

                                                  ALBEDRÍO LIBRE

No. Ni designios divinos ni fortuna ni cartas astrales ni destinos trazarían su rumbo. 
-Soy dueño total y absoluto de mis actos- se dijo a la vez que cortaba los hilos que lo unían al ser de la cruceta que, hasta ese momento, había manipulado sus pasos. 
Antes que la marioneta se diera cuenta, él, ya había escapado.