viernes, 14 de agosto de 2015

RESPETO POR LAS LEYES



                                              RESPETO POR LAS LEYES

El ruido impartido por la fuerza con que cerró
la tapa del baúl hizo girar, hacia él, las cabezas de los transeúntes que circulaban por el lugar.
-Todo tiene su límite!!!!- vociferó. –Hay que usar cinturón, uso cinturón- decía mientras colocaba, estratégicamente, el gato hidráulico debajo de la parte delantera de su Chevrolet. –No se puede tomar alcohol antes de manejar, no tomo alcohol, hasta me parece una medida prudente. ¡¡Ay, la puta que la parió, gato de mierda!!!- dijo mientras pateaba el gato con el que se había lastimado la mano. –Control vehicular, apoyacabezas, balizas,….. pero esto- decía mientras movía la palanca haciendo que el extremo del auto se elevara mas y mas. Se puso al costado del vehículo para ver. No, no era suficiente. Dio un par de palancazos mas antes de fijarse nuevamente. -¿Con qué van a salir mañana?- se le escuchó gritar mientras se alejaba del cartel donde decía “Estacionar a 45 grados”.