domingo, 7 de junio de 2015

DUELE

                                                                      DUELE

Duele, si, duele. Duele como el infierno. Duele como un cuchillo que se te entierra en las tripas y se retuerce. Duele como la puta madre. Duele y no sé si es porque no puedo aprender a vivir sin ella, por tanto cigarrillo, tanto alcohol y tanto recuerdo oradándome por dentro o por el veneno que ya empieza a hacer efecto.