sábado, 7 de marzo de 2015

SAQUEN UNA HOJA

                                        SAQUEN UNA HOJA
            

Andrés escribe historias. Esas historias hablan de romances breves con sus compañeras de curso.  
Inmediatamente luego de ser escritas, las líneas trazadas por Andrés se desarrollan en la realidad tal cual lo hacen en el papel. 
Todos los relatos culminan de la misma manera, la muchacha se entrega al autor de la obra. Luego de ésto, Andrés rompe la hoja que contenía la narración y el personaje femenino olvida lo acontecido. 
Carla, que viene de otro colegio, desconoce ésto, así como Andrés, también, ignora que, semejante, era el sistema implementado por ella en el establecimiento donde estudiaba, salvo por un pequeño detalle. Carla no destruye sus textos, condenando a sus víctimas al  amor eterno no retribuído.
Lo que ninguno de los dos, ni Carla ni Andrés, saben, es de  la existencia del cuento que redacta Mauro, el ignorado del curso, donde habla del embarazo de Carla.