lunes, 5 de enero de 2015

PÉRDIDA DE LA INOCENCIA

PERDIDA DE LA INOCENCIA

Una tarde de enero, mientras ojeaba la agenda de papá, encontré las facturas de los juguetes que, mi hermano y yo, habíamos recibido hacía algunos días, el 6, para ser mas exacto.
Fue esa mismo día, que descubrí, con tristeza que, papá, había dejado de creer en los reyes magos.