domingo, 31 de mayo de 2015

LA OTRA

                                                                  LA OTRA

No, no eran cuatro, eran tres. Estaba totalmente seguro. Bueno, casi totalmente seguro. 
La primera había sido Mónica. Ambos eran jóvenes y apasionados. El aire se consumía a sus encuentros. Hasta que conoció a Eliana. 
Ella le trajo algo de paz a su vida. No calma, la calma no siempre es buena, sí la paz. Pero, y siempre hay un pero, a veces, la vida necesita salpimentarse para tener algo de sabor, y ese condimento se lo aportó Anabell. 
En algunas ocasiones se topaba con alguna u otra y compartían un café, un atardecer o una cama. Si, estaba casi seguro, habían sido tres las mujeres de su vida. Ah, y su esposa, por supuesto.

miércoles, 27 de mayo de 2015

LA SERPIENTE



                                          LA SERPIENTE


Detrás de las miradas puede adivinarse la desesperación, el odio, el vacío, la desesperanza. Aquel que demuestra algo de debilidad, pronto es desplazado por los otros hacia el final de la fila. Sobre la vereda mugrienta, un charco de sangre se ha formado en torno al cuerpo, sin vida, de un muchacho. Casi todos portan armas. No armas de fuego, esas no están permitidas, pero, si, navajas, palos, tapas de ollas, que juegan las veces de improvisados escudos. Aparentemente, las puertas se abren. La serpiente humana comienza a moverse. Algunos están aquí desde hace un par de días. El olor a orina y a desechos humanos empuja los sentidos hacia las náuseas. Cada uno encierra el anhelo de ser el elegido, pero el periódico fue específico en su aviso. “Se busca un empleado, solo uno".

martes, 26 de mayo de 2015

EL SEGUIDOR

                                                EL SEGUIDOR

Él quería tener su libro. 
No es que me lo hayan contado, él mismo me lo dijo en uno de sus correos. 
No nos escribíamos muy a menudo, pero, las veces que lo hacíamos, nos extendíamos páginas y páginas cual si hubiéramos estado compartiendo un café. 
Encontré su blogg por accidente, una tarde en que estaba buscando algo de Poe. Inserté el nombre de Edgar Allan en el buscador y me topé con uno de sus relatos en que hacía referencia a "La máscara de la muerte roja". 
No era mucho lo que publicaba, pero la calidad de su pluma (o su teclado) era comparable a la de Bradbury o Fontanarrosa. 
Fue por ello que, aunque jamás le dejé un comentario, me adherí a sus seguidores a fin de recibir, en mi computadora, los avisos de cada una de sus publicaciones. 
Le gustaba ser bloggero pero, lo que realmente amaba, lo que siempre había soñado, era ver sus letras impresas en papel. Saber que alguien viajaría a un lugar extraño y, en medio de la nada, en un vagón solitario de un solitario tren, esa persona sacaría un tomo con su nombre en la tapa y sentiría el olor de la tinta, mojaría su dedo índice para dar vueltas las páginas y escucharía el sonido de ellas al voltearse. Le encantaba pensar a ese alguien olvidándose de quién era, por el lapso de tiempo que dura un texto y hasta, tal vez, emitiendo un suspiro, derramando una lágrima o dibujando una sonrisa en su rostro cuando el final lo sorprendía. 
Jamás pudo hacerlo. 
Su magro presupuesto de operario de una fábrica, solo le permitió ir, cuando podía, al ciber de la otra cuadra de su casa, desde donce creaba sus pequeños mundos o me redactaba alguna correspondencia. 
Tal vez por la vorágine en que uno vive, tal vez por distracción, no me dí cuenta cuando las notificaciones de sus cuentos nuevos dejaron de llegar a mi correo.
Revisé mi ordenador para cerciorarme de que no tuviera alguna falla. No, su funcionamiento era el correcto. Busqué su blogg. Efectivamente, hacía demasiado tiempo que el último relato había sido introducido en él. No me animé a escribirle. Volví a su página, lei un par de textos y encendí la impresora.

lunes, 25 de mayo de 2015

LITERALMENTE

                                               LITERALMENTE

-Disculpe que le diga, Remigio, pero mañana cumplo 40 años y tengo un poco de miedo-
-¿Por qué, Margarita?-
-Yo no le digo que usted me desconsidere ni mucho menos, Remigio, es mas, sus modos para con migo son los de todo un caballero... pero...-
-¿Pero?-
-Pero en nuestro décimo aniversario de estar juntos, usted no me trató como de costumbre, ni cuando cumplí los 30, ni durante los octubres y ni que hablar de los días 10, 20 y 30 de cada mes-.
-Es que lo que yo siento por usted, Margarita, es un amor sincero-.

domingo, 24 de mayo de 2015

UNA PRINCESA



                                      UNA PRINCESA





-Pero, ¿qué le pasa?, ¿usted está loco?-

La mujer dió un portazo y el linyera quedó estático, frente a las paredes blancas.
Tendría que llamar a la policía, se dijo, y,  si, la voy a llamar. Descarado, tocar el timbre y pedir que le dé un beso, además… la mugre que tenía!!!-

De pronto, con el tubo del teléfono en la mano y el número a medio marcar, se detuvo. Y, ¿si en realidad era un príncipe encantado que, al contacto de sus labios, la convertiría en una princesa? Tendría magníficos tesoros, un amor apasionado y la mas perfecta de las vidas. Pensó en la envidia de sus amigas viéndola pasear a bordo de una limousine con el mas brioso de los mancebos a su lado y bombas de estruendo explotando a su paso.

-Espere buen hombre -, gritó desde el interior de la casa, y, lanzándose en loca carrera hacia la calle y, al llegar hasta el andrajoso, le entregó el roce mas apasionado que hubiera dado en su vida, pero el linyera siguió siendo linyera y, ella, la mujer mas común del mundo que se quedaba parada en la vereda, viendo como el hombre iba hasta la casa de al lado, tocaba el timbre y, la chirusa que allí vivía, se convertía en princesa luego de darle al pordiosero una caricia en la mejilla.

domingo, 10 de mayo de 2015

LAS MIL Y TANTAS NOCHES

                                          LAS MIL Y TANTAS NOCHES 

Todas las noches, antes de acostarme, me arrodillo al costado de mi cama y, en lugar de orar, relato una nueva ficción. Sé que no es lo que Dios espera de mi pero, a pesar de ello, él me concede otro día para intentar seguir viviendo.

CIEN PÁGINAS DE AMOR



Hace ya algo mas de un mes que fue publicado pero quería tenerlo entre mis manos para poder creerlo. Hay cosas que parecen increíbles, aunque ya sean un hecho. Finalmente, entre nervios y emoción, pude verlos impresos dentro de él. Tres relatos, de mí nacidos, integraban la antología de microficciones de la colección "Desde la gente" del "Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos". "Gracias, Sergio Gaut vel Hartman, por haberme dado la oportunidad de llegar a ese gran sueño que tenemos todos los que escribimos, llegar al papel. Es por ello que deseo compartir mi alegría y mi emoción.

jueves, 7 de mayo de 2015

O.L.X.

                                           
                                                                O.L.X.

Doscientas setenta y tres personas respondieron a mi anuncio ese día. Doscientos setenta y tres seres humanos contestaron a mi oferta por el medio mas visitado para comprar y vender cosas a través de internet. Doscientas setenta y tres.
Ferraris, Mecedes, viajes por el mundo, una vida de aventuras por el caribe, atravesando lugares, jamás visitados por ser humano alguno. Una mansión en una Villa de Marsella. La noche de pasión mas lujuriosa jamás soñada. Hasta el mismo demonio, proponiéndome un sitio a su lado para dominar el mundo, habían respondido al anuncio en el cual mi alma se ponía a la venta. Doscientas setenta y tres personas y un demonio, y nadie ofreció los cincuenta y dos pesos que necesitaba para comprar esa maldita garrafa de gas que tanto necesitaba.