domingo, 25 de enero de 2015

EL OTRO FOSO, EL OTRO PÉNDULO

                                         EL OTRO FOSO, EL OTRO PÉNDULO

El señor Valdemar trata de esquivar al gato negro que menea su cola sentado junto al escarabajo de oro. El cuervo los observa desde lo alto de la biblioteca. La foto de Berenice está apoyada sobre el tonel del amontillado. Los asesinatos de la calle Morgue han sido resueltos, pero el gorila se abalanza sobre él. 
El pequeño Allan despierta sobresaltado. Su cuerpo, empapado, tiembla y se encoge buscando esa posición fetal que lo proteja. Sus compañeros del horfanato duermen. Trata de acallar los latidos de su corazón escondiéndolo debajo de las tablas del piso pero sabe que, indefectiblemente, alguien há de escucharlos.

miércoles, 21 de enero de 2015

LAS BRUJAS DE ALDEARRUBIA

                                              LAS BRUJAS DE ALDEARRUBIA 



-¡No puedo, no puedo!!!-
Mariana trata de escapar por el agujero de la cerradura de la puerta, pero la llave está puesta del otro lado.
Sabe que es su única oportunidad, que en la mañana, los hombres de Torquemada, vendrán por ella , enfundados en sus hábitos negros. 
Mariana trata de invocar un último conjuro para convertirse en piedra y confundirse con la ornamentación de la celda, pero no puede. Ya ni el hecho de una confesión puede salvarla. 
Invoca al demonio, pero éste no contesta. Invoca a dios. Tampoco. 
Mariana toma su silencio y lo envuelve en las sábanas que rodean el colchón. Sabe que su último recurso será entregar a sus hermanas, pero no há de hacerlo. 
Arroja sus secretos a través de los barrotes, lejos de su tentación y su memoria. 
Torquemada los recoje, a sabiendas de la acción de la bruja. Son muchos los años de luchar en la inquisición y puede adivinar todos los movimientos de sus enemigas. Abre el paquete y escucha salir desde dentro de él los secretos de la muchacha. El nombre de la reina, de su séquito, de las damas de alta alcurnia de toda España, flotan en el aire.
Sale el sol. Bajo la columna de madera donde se há de acabar con las fechorías de Mariana, la bruja de Aldearrubia, hay ramas, combustible y un bulto mal atado, hecho con lienzos, al que nadie presta atención.

LOS SUEÑOS DE JUAN

                                                    LOS SUEÑOS DE JUAN

Todas las noches, antes de acostarse, Juan se coloca las lentes que, sobre la mesa de luz, dejó por la mañana, cuando se levantó. Si Juan no hace eso, sus sueños serán borrosos y no sabrá si, en su paseo por el universo onírico, se topó con un minotauro o una sirena, con su madre o Sophía Loren, con una bicicleta o un trolebús. 
A la aurora siguiente, Juan despierta espléndido, con las imágenes de su lozano sueño aún palpitantes en su cerebro, se quita las gafas de dormir, va al baño, se higieniza, vuelve a su habitación, se viste, se coloca los otros anteojos, los negros, toma su bastón blanco y sale a la calle.

miércoles, 14 de enero de 2015

YO SABÍA

 YO SABÍA 

Yo sabía
que, su beso, no era el beso acostumbrado
sino, el que se renueva cada día,
como el que, solo, puede dar el ser amado. 
Que la luna, era luna de alegría 
y no de lobos, ni truenos enjaulados,
si, su mano, la mía sostenía
y, su luz, iluminaba mi costado. 
Que, la noche, entre sus brazos, no era fría.
Que, el fragor de su piel, no era pecado. 
Que, en sus labios, mi corazón ardía.
Que, en su cuerpo, el dolor era pasado.
Yo sabía
que ella era la poesía
y  yo, apenas, un papel desesperado.

domingo, 11 de enero de 2015

CUESTIÓN DE PRINCIPIOS

                                   CUESTIÓN DE PRINCIPIOS

-¡¡Autorízame a bajarte de la cruz!!!- le dije - ya los soldados se han marchado -.
-Aunque eso quisiera
- me contestó - la religión no me lo permite -.

lunes, 5 de enero de 2015

PÉRDIDA DE LA INOCENCIA

PERDIDA DE LA INOCENCIA

Una tarde de enero, mientras ojeaba la agenda de papá, encontré las facturas de los juguetes que, mi hermano y yo, habíamos recibido hacía algunos días, el 6, para ser mas exacto.
Fue esa mismo día, que descubrí, con tristeza que, papá, había dejado de creer en los reyes magos.


domingo, 4 de enero de 2015

FÁBULA DE FÁBULAS

                                                      FÁBULA DE FÁBULAS 

Descansaba, cierta tarde, una ranita, a la vera de un estanque.
Extasiado por el verde y la paz que lo circundaba, el batracio se sobresaltó al escuchar la voz del escorpión, al cual no había visto llegar. -Buenas tardes- dijo el visitante- ¿podría hacerte una pregunta?--no encuentro objeción alguna-respondió la rana. -Tengo que llegar hasta la otra orilla de éste lago pero no sé nadar-continuó el ortóptero -¿podrías llevarme tú, hasta allí, sobre tu lomo?-. La raná estiró su lengua y atrapó un insecto que se hallaba sobre una piedra, antes de contestar -No hallo ningún inconveniente en ello, pero- -¿pero qué?- inquirió el escorpión. -¿Que pasaría si, cuando te estuviera transportando te aprovecharas de mi concentración y me picaras?--tonto sería- respondió el escorpión -pues, en ese caso, también estaría provocando mi exterminio, debido a mi ignorancia acerca de las artes de la natación-. Fue así que ambos, rana y escorpión, cruzaron las aguas, el uno montado sobre el lomo de la otra, y al llegar al otro lado, el pasajero preguntó -gracias, pero, no sentiste un picotazo en tu espalda a mitad del recorrido? - -si-respondió la rana- pero como en una fábula anterior un pariente tuyo me aguijoneó, su veneno desarrolló, en mi, un antídoto contra la sustancia que producen los de tu especie- El escorpión quedó observándola por un rato antes de proseguir -¿por casualidad no viste por aquí una liebre y una tortuga?, debo decirle algo a la liebre - la rana permaneció en silencio sin agregar palabra, por lo que fue el escorpión el que cerró el diálogo -perdón, es que no puedo con mi naturaleza-

jueves, 1 de enero de 2015

POR FAVOR, SUEÑO

POR FAVOR, SUEÑO

Los sueños prometieron que, ésta noche, 
traerían tus cabellos a mi almohada
¡¡y están, mis ansias, tan desesperadas
porque la luna ponga al, magno, día su broche...!!!!


Me amedrenta el terror a que Morfeo
no se digne a llevarme a sus designios.
Soy todo miedo. Mitad hombre, mitad niño, 
un juguete en las manos del deseo

pues, si a mis sueños vas, serás materia 
y, cada uno y todos mis sentidos
oh, imagen de ella, a tus pies estoy rendido
¿no escuchas como claman mis arterias?

Te doy mi historia, sueño, te doy todo,
mi realidad sin ella es solo lodo
que, si el soñar su piel, entraña muerte
te pido, vida, por favor, no me despiertes.