lunes, 29 de diciembre de 2014

PRINCIPIO DE LA HISTORIA



                                          PRINCIPIO DE LA HISTORIA


En algún lugar estaba. No podía andar muy lejos. La montaña, si, la montaña podía esconder secretos sobre los que escribir. Ríos, árboles, duendes, elfos. No, nada.
Nada que pudiera ser interesante.
La niña, si, la niña que había visto esa mañana. Madre muerta, padre débil, madrastra malvada, no, muy usado. Y el pastor?, claro. Un rebaño aislado, cinco hijos que alimentar y el rebaño de otro que tiene que cuidar, muere una oveja accidentalmente, ¿la lleva a su casa para darle de comer a los suyos?. No, decididamente no había historia interesante para narrar, guardó sus anotaciones en el bolso, enfundó su armadura, montó su dragón y emprendió vuelo.