domingo, 16 de noviembre de 2014

COMO SU NOMBRE

                                               COMO SU NOMBRE 

Nieves sonrió y sus labios fueron una línea de sangre atravesando su rostro albo. Él no sabía por qué,  ese corazón, al que amaba, era frío como su nombre, pero, esperaría toda una vida, si fuera necesario, para conquistar su beso. Cuando ese día llegó, ella fue un alúd cubriendo su cuerpo y fue cristales pegando contra su rostro y, entre sus brazos, se convirtió en agua.