domingo, 10 de agosto de 2014

EL ESTIGMA

                                                          EL ESTIGMA 

 

No una, dos, mil veces se lo pregunté inútilmente. Ireneo Funes, aquel ser oscuro y formidable que guardaba en su memoria toda cosa leída, escuchada o vivida, se limitó a recitarme , tanto en latín como en español, cada uno de los casos de Memoria prodigiosa de la Naturalis Historia. Evocó mas momentos, con un lujo de detalles casi exasperante, que los que podrían haber revivido todos los hombres desde que el mundo era mundo, pero, por mas que insistí, no pudo recordar quién había sido ese tal Jorge Luis.