viernes, 25 de julio de 2014

DOS CUENTOS



                                                          DOS CUENTOS




Dos cuentos escribió en toda su vida. Solo dos cuentos. Decía que un escritor no necesita mas y era porque un lector tampoco necesita mas de ese escritor.

Dos cuentos. Dos momentos. Hay mas que eso en toda una vida?. Dos cuentos. Lo demás es vanidad, vacío, justificación injustificada. Dos cuentos. No veinte novelas. No trescientos poemas, Y no es que fuera una cuestión de numerología o de cabalística. Simplemente debe ser así. Las estrellas lo dicen. Lo dice el viento. El silencio lo dice.

Dos cuentos. Uno que hable de la vida, otro de la muerte. Uno que hable del bien, otro del mal. Uno que hable del cielo, otro del infierno. Uno que hable del amor, otro del odio. Dos cuentos. Dos cuentos totalmente inconexos pero que no pueda entenderse uno si no se lee el otro. Un cuento blanco. Un cuento negro. No mas. No definiciones. No abstracciones, No referentes. Dos cuentos  sin estructuras, sin personajes, sin nudo, sin principio, sin final.

Dos cuentos cortos que no se puedan leer ni en mil días ni en una noche.

Así que solo escribió dos cuentos. Uno sublime, magnánimo, perfecto, hermoso.

El otro, pobre, insulso, vacío, olvidable, solo que nadie pudo saber jamás cual era uno y cual era el otro. Es mas, ni siquiera él lo supo.