miércoles, 2 de julio de 2014

MARTES POR LA TARDE

                                    MARTES POR LA TARDE

El problema de hacerte el amor un martes por la mañana
es ese martes por la tarde
es, a partir de los cinco segundos después de haberte dejado en esa esquina
o en aquella
aunque, en la mano, persista tu perfume
y, en la piel, la huella de tu cuerpo

aunque el beso haya plantado su bandera
y el corazón afirmado su derecho de estar vivo
aunque, por un par de horas, le hayamos mentido al mundo descaradamente
aunque tu pasado y mi futuro no hayan importado en ese instante
aunque el sueño le diera permiso a lo real por un momento.
El problema de hacerte el amor un martes por la mañana 
es ese martes por la tarde 
y el miércoles 
                                            y el jueves