jueves, 12 de junio de 2014

JUEGO DE NIÑOS

                                                       JUEGO DE NIÑOS

-Tres trillones de trillones de trillones-, el anciano se detuvo. La carne de sus manos eran enredaderas enclavadas en los eslabones de las cadenas de la hamaca semiderruída frente a lo que quedaba de la casa.-Tres trillones de trillones de trillones- volvió a tararear y sintió las palmas de su madre empujándolo suavemente mientras le entonaba esa canción infantil. 
Sus hermanos habían marchado, sus padres muerto, solo su infancia se había quedado para hacerle compañía, una compañía que ahora lo abandonaba. 
Tanto tiempo esa canción lo había mantenido vivo, sonriente, ignorante de los males del universo y, en éste momento, lo estaba dejando solo. 
El niño que pasó saltando por la vereda entonando la canción tenía los cabellos dorados. 
-Un elefante se columpiaba- le escuchó decir. -
-Vamos de nuevo- dijo el viejo.