domingo, 22 de diciembre de 2013

UN LARGO Y PROFUNDO BESO

                                   UN LARGO Y PROFUNDO BESO


-La casa en Málaga- , dijo él
-¿La casa en Málaga?-, contestó ella -Guau, esa si es hermosa!!!, debés estar desesperado para ofrecérmela. Grandes caireles........-
-grandes caireles- repitió él
-mármoles etruscos.....-
-mármoles etruscos- volvió a repetir él
-Sin embargo-
-¿Sin embargo qué?-, la voz de Gillian se quebró por la tos. Mariposas de sangre aletearon hasta su pañuelo
-Sin embargo, la residencia de Nápoles me parece mucho mas atractiva. Vista al mar, cinco mil metros cubiertos, clima ideal todo el año.
Él no contestó.
-¿Por qué no me la ofreciste?- preguntó nuevamente ella
-No me dí cuenta.
La muerte levantó su largo y delicado dedo índice moviéndolo hacia un lado y hacia el otro.
-No, no, no-, le dijo dulcemente, - me estás haciendo trampas.
-No, te juro que no!!!- replicó él desesperadamente, tratando de hacer creíble su credibilidd
-No me engañes- agregó ella mientras jugaba con sus cabellos negros.
-Te doy todo, mis autos, mis casas, mi fortuna, todo, todo lo que tengo te lo doy, pero, no me lleves, por favor-
No había nadie en la casa. Ni sus hijos, ni su esposa, ni sus criados.
La muerte sacó un ciagarrillo de su caja metálica y le colocó una boquilla, buscó con su vista en la habitación - ¿No tenés fuego?- le preguntó.
El se quebró, nuevamente, en otro acceso de tos.
-Perdonáme, soy una desconsiderada- dijo.
Ambos se quedaron en silencio por un momento.
-¿Te acordás aquella tarde en la calesita? -preguntó la parca
-Como para acordarme de calesitas estoy-
-Estoy siendo amable con vos, no me respondas de esa manera-
-En serio,¿ de qué hablás?-
-Siete años tenías-
Sobre la pared de la habitación una imagen comenzó a proyectarse, como un viejo video casero.
El niño rubio, de cabellos ensortijados y mirada brillante, atraviesa la plaza de manos de sus padres. La boca pegajosa de golosinas, la remera rayada transpirada.
Su padre lo coloca sobre el caballo que sube y que baja, que sube y que baja. Es un caballo blanco con crines doradas y ojos negros como la noche. El niño baja del caballo y toma la sortija que le da la llave para otro viaje en el universo del tío vivo. La proyección se desvanece.
Gillian tiene los ojos empañados.
-¿Cuñantos millones tenés en la cuenta en Suiza?- preguntó la dama. Él levantó los hombros.
-No sos tan invulnerable Gillian, podés equivocarte- ¿sabés cuántos me hán ofrecido fortunas para las cuales tus ahorritos son unas monedas?, ni te imaginás, no se trata de eso, se trata del verdadero valor de las cosas. No puedo negar la belleza de tu casa en Málaga o la supremacía de tu mansión en Verona o Madrid, pero eso, comparado con aquel momento de tu infancia, no son nada, no existen. Si, en lugar de tus bienes materiales, me hubieras ofrecido aquel momento, aquel instante de felicidad suprema, yo te habría dado diez años mas, la eternidad te habría entregado, pero sos igual que todos-
Gillian no le entendió. Hacía ya tiempo había dejado de ser un niño y hay cosas que la gente grande no comprende.Ella acarició el rostro de Gillian y hasta le entegó una sonrisa. Luego le dió un largo, largo y profundo beso. 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

POR VOLUNTAD DE...

                                         POR VOLUNTAD DE...

-Es voluntad de ella
-No puede ser voluntad de una madre entregar a su hijo recién nacido
-Te digo que es así, que ella lo prefiere de esa manera
-Pero, no es justo
-Vos agarrálo
-Es hermoso!!!
-Dale llevalo que ellos no deben enterarse
-Pero, ¿cómo?, no saben que su hijo nació muerto?
-Ni lo van a saber. Juan secuestró el cuerpito inerte apenas se dió cuenta, por eso tenés que apurarte y completar el cambio, los pibes son todos parecidos, los destinos no, y nosotros tenemos que encargarnos que ese destino se cumpla
-¿Tan importante es?
-Tan importante. Ninguno de los dos debe enterarse de la verdad, ni María, ni José.
-¿Lo llevo entonces?
-Esperá, 
-¿Qué te pasa ahora?
-Dejame que lo mire, dejame que lo acaricie, dejáme que se lo diga aunque no me comprenda -"perdonáme pibe, por favor, perdonáme" 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

EL HOMBRE QUE ME MIRA

                                 EL HOMBRE QUE ME MIRA 

El tipo me mira. Lo hace de manera persistente. No es una mirada mala, como la de quien busca pelea, pero no por eso deja de incomodarme. Una botella de Quilmes reposa sobre su mesa. Le acompaña un vaso de esos de bar, como debe ser. No fuma. Es la primera vez que lo veo en el sitio, siendo que vengo asiduamente y, no obstante, me parece que lo conociera desde siempre. 
Bebe de a sorbos. No puedo evitar dirigirle mi mirada por momentos y, cada vez que lo hago, me encuentro con sus ojos escrutándome. Pienso que, quizás, no sea a mi a quien observa sino al espacio que ocupo. Lo llamo a Paulo, le digo que, si no le molesta, cambio de mesa. No le cuento por qué, pero él accede sin objeción alguna. 
Mi teoría es incorrecta. El hombre sigue con sus ojos claros, profundos, clavados en mi persona, no parpadea, no se mueve. 
De pronto veo dos lágrimas surcando su rostro. Algo me intriga de él, no puedo pensar, no puedo moverme. Los párpados del hombre se cierran, veo que los aprieta y puedo sentir mis huesos, mi piel, mi carne, mi historia, desvaneciéndose en el aire hasta que desaparezco por completo. 

lunes, 11 de noviembre de 2013

NOCIÓN DE VALOR

                                                           NOCIÓN DE VALOR

Usaba billetes de distintas denominaciones como señaladores. Lo hacía relacionando el valor del papel moneda de manera directamente proporcional al efecto que la frase, a la cual el símbolo remitía, había causado en su ser. Un billete, una boya, un faro, un mojón. 
Cierta noche, al regresar a su departamento, se encontró con la puerta abierta. Casi todas las cosas estaban en su lugar, salvo los libros donde los señaladores habían cumplido su misión. 
Los textos estaban depositados en varias pilas sobre la mesa del living, solo que les habían sido arrancadas las hojas en las que los billetes habían servido de señaladores, los cuales, estaban acomodados, prolijamente, al lado de los primeros. .

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿SABEN LOS GRANDES?

     ¿ SABEN LOS GRANDES?

¿Saben los grandes que adentro de una rosa
hay una casa de alquiler de mariposas?
¿Que al monstruo que duerme en mi ropero
Le da vergüenza si le digo que lo quiero?
¿Qué los marcianos que viven en la luna
no son mas grandes que un carozo de aceituna?
¿Saben los grandes, tal vez, que las ballenas
son colectivos donde viajan las sirenas?
¿o que los duendes siempre hallan la manera
para encender la luz de la heladera?
Puede enseñarme que diez mas diez son veinte
Pero prefiero vagar eternamente
Por esos mundos con magos y con hadas
Porque los grandes, señor, no saben nada.

MIS OVEJAS

MIS OVEJAS

Siempre sueño con ovejas
Que pasean por las nubes
Y, cuando viene el pastor,
En lugar de bajar, suben.

Que, además, usan bufanda
Porque tienen mucho frío
Pero cuando hace calor
Se van a bañar al río.

Yo, a veces, suelo decirles
Que quisiera ser su dueño
Pero ellas me contestan
Que son ovejas de sueños

Y, por ser de sueños, son
Algo que ha deseado alguno
Ay, ovejitas de todos,
Ay, ovejas de ninguno

Ellas son muy amistosas
y, en sueños de chocolate
Con el lobo de los sueños
Se sientan a tomar mate

Eligen el sueño al que entran
Sueños de hule y alquitrán
Si es sueño lindo, se quedan
Si es pesadilla, se van.

Todos cuentan ovejitas
Si el dormir no llega a puerto
Yo sueño con mis ovejas
Para quedarme despierto.


sábado, 26 de octubre de 2013

MILO

                                                        MILO 

Milo toma fernet. 
No es común que los perros consuman alcohool, pero, cuando él lo hace, sus amos y los amigos de sus amos, le dan una ración extra de huesos y lo festejan, pero cuando Milo se queda solo, lejos de la gente y de los otros perros, Milo bebe para olvidar.

domingo, 13 de octubre de 2013

ORÍGENES

                                                            ORÍGENES

María Carencia concibió a José Vacío. Este conoció a Juana soledad y, juntos, engendraron a Mabel Nostalgia. 
Suave, dulce pero a veces empecinada, ésta conoció a Pablo Emprendedor y de ese enlace nació Juan Alegría, persona simple aunque, no por eso, menos profunda. 

Juan conoció a Raquel Codicia, mas, nulo fue el fruto de esa relación. Tal vez por eso, quizás quién sabe por qué cosa, Juan conoció a Ester Dulzura y de ellos vió la luz Orlando Amor. Carlos tristeza fue el producto  del deseo de Orlando  por Mónica Estupidez, con quien compartió el resto de sus días. 
Carlos Tristeza fue egoísta pero apasionado. Un día conoció a Victoria Calculadora y de esa relación nació un hijo. 
Adán.

domingo, 6 de octubre de 2013

EL RECOLECTOR DE SUEÑOS

                                       EL RECOLECTOR DE SUEÑOS 

Suelo despertar en las madrugadas y verlo con sus pupilas amarillas y su pequeña bolsa de colores, escrutándome de palmo a palmo. Cuando mis párpados intentan levantarse, él los baja con sus dedos suaves, alargados, y yo vuelvo a sumergirme en el continente de Morfeo. 
Como el ratón de los dientes, él recoge mis sueños pero no deja nada a cambio debajo de la almohada. 
Generalmente deshecha los faltos de creatividad arrojándolos al pozo profundo de la noche, pero, cuando algo lo conmueve, lo introduce en su saco para extraerlo cuando necesita mitigar una pesadilla o, en el mejor de los casos, puede llegar a convertirlo en realidad.

SENDEROS DE OJOS AZULES

                                                      SENDEROS DE OJOS AZULES 

Cuando se encontró con su muerte, se sintió algo sorprendido. 
Existe la creencia popular de que hay una única y absoluta muerte para todos. Algunos la imaginan cadavérica y espantosa. Otros, digna de un almanaque de Play Boy. Otros, los menos, con la apariencia de un ama de casa. Lo que no muchos saben es que, así como hay una vida para cada uno, existe una muerte asignada a cada humano, a cada animal, a cada planta, a cada ser viviente. 
Hay muertes del tamaño de una montaña, acordes a la vida de sus dueños y muertes delgadas como un cabello que, por lo general, son asignadas a aquellos que no se hicieron acreedores al mote de ser viviente (humano, animal o vegetal).
Sin embargo, no se puede negar que, a veces hasta la eternidad es injusta y se pueden hallar, en el limbo, a tiranos, banqueros y asesinos acompañados de muertes maravillosas y a juglares, vendedores de flores y filántropos, ladeados por parcas realmente deleznables.


Pero no se le puede endilgar a las muertes culpa alguna. 
No cualquiera puede llegar a recibirse de muerte. Para ello hay que estudiar con los grandes maestros, entrenarse para una eternidad y, principalmente, aprender que no todas las muertes son afortunadas y, quizás, les toque alguien no acorde a su manera de ser, para compartir lo que les resta de existencia hasta el día del juicio final. 
Algunas muertes, cansadas de su trabajo, abandonan sus tareas en pos de caminos que les deparen mejor ventura. Es cuando sucede ésto que pueden verse muertos vivientes, vampiros, zombies u otras formas,que, nosotros, ignorantes, suponemos no naturales, pero que solo responden a las necesidades de éstas deidades desencantadas con su fortuna. 
Manuel Antuña se sorprendió en el momento en que su muerte le tomó la mano, al ver que ella era una niña de ojos azules y profundos y trenzas doradas como el trigo. 
Y Manuel vaga, vaga por los pasillos de la eternidad sonriente, aferrado fuertemente a la diestra de su parca, degustando, a cada paso, eso que , en vida, nunca le fue dado.

martes, 10 de septiembre de 2013

FRIO

                                                                          FRIO

Realmente, quien piense que un fantasma puede no tener frío está muy equivocado, es mas, no solo tenemos frío en las gélidas noches de invierno, el verano, con sus tórridas temperaturas, no nos provee ni el menor indicio de calor. 

Estufas, fogatas, incendios, son inútiles. Dicen que en el infierno uno puede estar bien a gusto, y que en el cielo, a pesar de no haber brasas ni llamas, la temperatura también es ideal, pero nosotros elegimos ser fantasmas, hechar todo el tiempo vapor de nuestras bocas, congelar lo que a nuestra presencia se aproxime, pero no nos importa, porque seremos fantasmas en tanto alguien nos recuerde, seremos, para y por ellos,  sombras deambulando por los pasillos, tañidos de campanas, crujidos en la noche . 
Cuando el olvido nos alcance, entonces, seremos nada. Mientras tanto, a quién puede importarle un poco de frío si sabe que ocupa un lugar en la memoria de la persona amada ? .

sábado, 7 de septiembre de 2013

FINAL DEL RECORRIDO

                                                FINAL DEL RECORRIDO 

Pardel corrió las cortinas de la ventanilla del colectivo. Las luces de la ciudad corrían en sentido contrario al vehículo alejándolo de su punto de partida. Miró su reloj. Las nueve y cinco. Diez minutos mas y el micro se detendría en la terminal, él descendería lentamente, saludaría al chofer y, éste, cerraría la portezuela para ir a tomar un café  antes de iniciar su próxima vuelta. Pardel caminaría un rato frente a los negocios de la parada hasta llegar al kiosco y entraría a comprar un paquete de parliaments, diría un par de chistes tontos y ella  sonreiría tímida y suavemente. La saludaría y, ya fuera del apeadero, abriría el paquete de cigarrillos, encendería uno y arrojaría el resto del atado en el cesto de Santa Fe y Cafferata. 

El transporte llegó a destino. Pardel se incorporó de su asiento y saludó al chofer antes de descender del carruaje metálico. No había mucha gente en el lugar. Se desplazó, casi, imperceptiblemente frente a las vidrieras antes de detenerse frente al kiosco. Transcurrió un rato antes que el dueño del local lindante, que lo observaba desde el umbral de la puerta de su negocio le hablara -¡¡¡país de mierda..!!!.-dijo- no dura nada acá-. 
Pardel no contestó. Se acercó hasta la puerta del kiosco y tocó con las yemas de sus dedos el cristal donde, del lado de adentro, estaba el cartel que decía "en venta". 
Se marchó sin decir nada -tal vez- pensó - ya sea hora de dejar de fumar. 

domingo, 1 de septiembre de 2013

VERDADES VERDADERAS

                                                          VERDADES VERDADERAS

Existen algunas verdades que nos llegan desde tiempos tan inmemoriales que sus orígenes se sumergen en  las profundidades de los mas oscuros mares. 
Verdades que nos aterran y, por lo tanto, tratamos de negar o demorar su llegada hasta nosotros hasta las últimas consecuencias, puesto que no somos ignorantes de que, al enterarnos de ellas, nos golpearán como el mas terrible de los masazos del dios Thor. 
¿Quién pronunció esa sentencia terrible por primer vez?
Se dice que en el momento del nacimiento en Belén, los mas apremiados por ver al mesías eran Gaspar, Melchor y Baltasar. Se dice también que María se sonrojó al verlos alrededor del pesebre mientras José se retiró del lugar apesadumbrado y en silencio y, los tres primeros, se alborozaron como ninguno al ver al recién avenido. 
Se dice, también, que, en ese instante, alguien de los presentes murmuró una de las verdades que mas daño ha causado a la humanidad y que se seguirá repitiendo por los tiempos de los tiempos - los reyes magos... son los padres-.

miércoles, 21 de agosto de 2013

EL HOMBRE HOMBRE

                                               EL HOMBRE-HOMBRE

No fué picado por una araña ni recibió poderes de una de ellas. Cuando niño, no fue atormentado por murciélagos, tomando, luego, las cualidades de los quirópteros para transformarse "en". 
Nació en éste planeta, es decir, no vino de las estrellas, aunque, a veces, recurre a ellas tratando de hallar respuestas. 
Fué criado, en una selva impiadosa,  por un obrero y una empleada doméstica. 

No defiende la justicia porque, aunque diferencia, perfectamente, el bien del mal, ya no sabe por quién tomar partido. 
Se lo puede ver,  por las noches, a bordo de sus pies-móvil, con sus ojos incandescentes, que pueden atravesar el vidrio de una botella para ver si está vacía o llena y, a pesar de que fue el hombre el que lo mordió, lo escupió y le quitó lo que era de él legítimamente, no puede, ni quiere, transformarse en uno de ellos. Prefiere mezclarse con los perros que corren las motocicletas y aúlla, aúlla como si algo o alguien le estuviera royendo las entrañas.

domingo, 18 de agosto de 2013

MORITURI SALUTANT

                                                       
                                                  MORITURI SALUTANT

Y murió. Minutos antes, semanas antes, meses y años antes había vidido. 
Se había dado cuenta de ello y, como era muy perspicaz, también supo que esa mañana moriría y le alegró el hecho de dejar éste mundo de día, con la luz del sol filtrándose a través de la ventana, calentándole el rostro y otorgándole un halo angelical mayor al que lo había acompañado en su existencia. 
Murió con una sonrisa en los labios, como siempre había deseado que fuese su muerte. No como si se estuviera burlando de la parca. El sabía que ella no hacía mas que cumplir con su trabajo, como lo había hecho él cada jornada antes de recibir la medalla con su nombre, de parte de los dueños de la fábrica, el día en que se jubiló, como lo había hecho Noelia, que no pudo jubilarse de ama de casa porque siguió planchando sus camisas y cocinando los mejores guisos de lenteja para él, al que le gustaban tanto. Hacían diez años que ella se había ido y él ya no quiso probar guiso de lenteja alguno a sabiendas que no tendrían el mismo sabor. Diez años que la peste se la había llevado, como se había llevado a sus hermanos, como se había llevado a la Romi y al Mario con apenas ocho y cinco años. Como se había llevado a los albañiles, a los empresarios, a los cantantes y equilibristas. Como se había llevado a los justos y a los injustos. Como se había llevado a los buenos y a los malos. 
Hacía ya tiempo solo el sonido del viento era su única compañía. 
No canales de televisión, no emisoras de radio. 
Escuchó un único tema grabado en su pen drive hasta que la última batería que había conseguido se agotó. Un tema de los beatles era. No recordaba si del disco negro o del disco blanco. Se imaginó cruzando por la senda peatonal como si fuera el quinto Beatle. No delante de ellos, no detrás de ellos, en el medio, como si fuera parte del grupo. Ni guitarrista ni bajista, el teclado. 
Se recordó mucho tiempo mas atrás aporreando el piano comprado por sus padres para que su hermana se negara a ir al exámen final para obtener su título. También media hora antes, "Rosebud", había llegado hasta su mente. ¿Cuál es el recuerdo que un hombre se lleva en el momento previo a cruzar la laguna estigia?. 

Pero él no era cualquier hombre. Las calles estaban vacías. Los edificios estaban vacíos. Los cines, los estadios de fútbol y los hoteles estaban vacíos. 
Y murió. Murió con el dolor desgarrándole las entrañas por ese cáncer que lo acompañaba desde hacían ya quince años pero que, extrañamente, lo habían convertido en la única persona inmune a la pesqte que había devorado la población del planeta. 
Así que se fue así, como debía ser. 
El, el último habitante de un mundo repleto de defectos y virtudes, de sueños y de realidades, de desazones y promesas, soportando los dolores que le provocaban la enfermedad y la soledad, se puso de pie y así ,aferrado como podía a una pared que se negaba a brindarle su apoyo,  recordó todos los momentos, los suyos y los de los otros, todos los sonidos, todas las melodías, todos los besos, todos los adioses y los recuerdos que le fueron posibles,  porque él no era un hombre común, era el último espécimen de la raza humana y, la única manera posible de recibir a la muerte, era esa.

viernes, 16 de agosto de 2013

MIS CUENTOS Y YO

                             MIS CUENTOS Y YO

Mis cuentos me dicen muchas cosas. Cosas que yo jamás me atrevería a decirme.

jueves, 15 de agosto de 2013

BUENAS NOCHES SR. FREUD

                                        BUENAS NOCHES SR. FREUD 

Cuando mi mano se apoyó sobre su blusa, ella respondió con una cachetada. 
Yo sabía cuál sería su reacción, pero no podía morirme sin experimentar esa sensación mas allá de las consecuencias. 
Al otro día, a la hora del descanso de la oficina y, cuando todos se fueron a almorzar, ella llevó su mano  a mi entrepierna, a lo que yo le respondí con una bofetada. 
Con el tiempo nos hicimos grandes amigos. 
A la salida del trabajo, íbamos a su casa o a la mía. 

Ella se desnudaba para mi o yo para ella. Jamás nos tocábamos. 
Mas tarde, cuando uno realizaba tal acto, el otro se masturbaba para el otro, o viceversa. 
Un día, uno de los dos renunció al empleo, no recuerdo si ella o yo. 
Por un tiempo, nos llamamos por teléfono para obsequiarnos autosatisfacción compartida. Después, vino un tiempo de silencio. 
Cierta tarde nos cruzamos por la calle. Ella y yo teníamos pareja. Caminamos por la peatonal, tomamos un café e hicimos el amor. 
Al otro día, la llamé a su trabajo. Ell me trató fríamente y me cortó. 
A la semana, fue ella la que llamó a mi casa. Ambos estábamos solos. Nos llevamos hasta el paroxismo. 
Jamás volvimos a encontrarnos, pero no pasa una sola noche sin que nos llamemos por teléfono.
 

lunes, 29 de julio de 2013

MARITO

                                                                 MARITO

Es raro que esté dormido. Por lo general se la pasa moviéndose de un lado para otro dentro de la jaula, o mordiendo los barrotes, intentando cortarlos, intentando recuperar ese cielo que era suyo. 
Tiene la cabeza amarilla y el cuerpo verde. Las puntas de las alas son azules. Cuando colocamos su calabozo sobre la mesa, Gino le acerca el hocico y lo mira extasiado, moviendo la cola como un limpiaparabrisas en medio de un huracán y Marito dice palabras en su idioma que no alcanzamos a comprender textualmente, pero de las que podemos intuir su significado. 
Se lo vendió un camionero al padre de Fede. Se lo vendió o se lo cambió por una botella de vino. Dice que, en la parte de atrás del camión, llevaba un jaulón lleno de los de su especie. Dice que eso era un arco iris. Había rojos, naranjas, violetas. Dice que no podía escuchar nada de lo que decía el chofer, por el cotorrerío. No sé por qué lo eligió a Marito, que ahora duerme. Duerme con la cabeza doblada hacia adelante, escondiéndola entre sus alas. 
Sé que, cuando despierte, volverá a intentar roer los barrotes, golpeará su celda una y otra vez con su cuerpo, intentando recuperar su libertad y a proferir palabras ininteligibles, palabras que solo ellos, los ángeles, pueden entender.

domingo, 21 de julio de 2013

DE CÓMO NACE EL FRÍO

                                                DE CÓMO NACE EL FRÍO

Jamás se le hubiera ocurrido que hacía tanto, tanto frío. Se arrepintió de no haber hechado mano de la bufanda que le había tejido su abuela y que le brindaba ese calor casi mágico. Era como los brazos de la vieja, pero la bufanda era verde, amarilla y roja y los brazos de ella eran blancos. No blancos como la nieve. Si, como la pureza. 
De pronto se sintió reconfortado. La genta pasaba a su alrededor escondiéndose dentro de sus gorros, de sus tapados, de sos botas y, sin embargo, él, que siempre había sido extremadamente sensible a las temperaturas bajas, se sorprendió aflojándose la corbata para abrir, un poco, el cuello de la camisa. 
Sintió en su boca el sabor del café con leche que "la Nona" le llevaba a la cama los domingos, junto con el D'artagnan, donde Nippur, Pepe Sánchez y Gilgamesh, lo esperaban para compartir sus aventuras.
Todavía quedaban en el armario algunos ejemplares que releía los domingos por la tarde, cuando no había nada interesante en el televisor. 
-¡¡¡Qué hacés boludo!!!-

El ford frenó a unos centímetros de su pierna. El semáforo aún no había autorizado el avance del vehículo pero el conductor avanzó, de todas maneras, ignorando las órdenes del robot. 
Las tapas del D'artagnan se cerraron con llave y una ráfaga de viento le arrebató la bufanda haciéndola perder entre los rascacielos. 
El chofer del auto tenía los ojos rojos como los de un demonio, como los de los otros conductores, como los de los que lo observaban desde las vidrieras de los bares, como los de cada uno de los transeúntes que se movían a su alrededor. 
Sintió frío. 
Subió las solapas del saco que llevaba puesto y extrañó, terriblemente, su bufanda.

MIRÁ QUE SIMPLE!!!

                         MIRÁ QUE SIMPLE!!!!
      

Al despertarse Gregor Samsa una mañana, uy, una cucaracha, pum!!!. 

lunes, 15 de julio de 2013

PAPÁ SE FUE DE CASA

                                             PAPÁ SE FUE DE CASA 

Papá se fue de casa cuando yo tenía cincuenta y tres años. 
Calculo que habrá tenido problemas con mi madre como todas las parejas los tienen, pero él nunca demostró indicio alguno. 
No sé a donde se marchó ni cuál fue la causa de su partida, lo cierto es que nunca mas supimos de él. En su lugar, quedó éste señor con la mirada fija que pronuncia palabras ininteligibles todo el tiempo, mientras se revuelve y se revuelve en la cama.

domingo, 7 de julio de 2013

VENTA DE JARDIN

                                                      VENTA DE JARDIN 

Los dientes de Amanda Fairgood brillaban iluminando, aún mas, la mañana del Mississippi.
Volvía a su casa sonriendo y apretando, en el bolsillo de su delantal, los treinta billetes de cien dólares,obtenidos por cinco centavos,  en la mansión de los Elgar.
Johny Elgar, el último integrante de aquella casta, realizaba una venta en el jardín de la mansión mas grande del sur de los Estados Unidos. 
También Aarón, el mejor cosechador de algodón que se hubiera visto en la zona, llevaba "La estrella del Norte", entre sus manos,  uno de los diamantes mas costosos del planeta, obtenido a cambio de un par de canicas de madera que, él mismo, fabricara de pequeño. 
Samantha Wood, Elías Farhood, Tobías Rainwood, cada trabajador de las plantaciones de los Elgar, retornaba a su casa con cuadros famosos, orfebrería, estatuas, prendas, perfumes de Europa y grandes sumas de dinero obtenidas por, apenas, unas cuantas monedas, en la venta de jardín realizada por el último integrante de aquella dinastía . 
Lo extraño sucedió en la noche, cuando Johnny Elgar, al hacer el recuento de lo obtenido aquel día, comprobó que tenía mucho mas de lo que tenía en la mañana, antes de llevar a cabo la venta de jardín.

domingo, 30 de junio de 2013

LA CALLE DE LOS PERROS

                                                  LA CALLE DE LOS PERROS 

Si la luna está llena, no te atrevas a pasar por la calle de los perros. Ellos garronearán tus tobillos para provocar tu caída y, allí, cuando estés indefenso, extendido de sur a norte contra el suelo, te arrancarán los brazos , la nariz y las orejas y masticarán tu cuello hasta que no seas ni un recuerdo. 
No, no te atrevas a pasar por la calle de los perros cuando la luna está llena. No sabes lo que pueden llegar a hacerte si no les das una caricia.

CUENTOS REPRIMIDOS

                                          CUENTOS REPRIMIDOS 


Hoy tengo un volcán de relatos por estallar. 
Demasiados fueron los días sin que ésta pluma vomitara su tinta e hicieron que se amontonara la podredumbre en el pecho. 
Largas son las historias y poco el papel para recibir tanta vida, pero es el sueño tan poderoso !!!..., tan fuerte lo que quiso ser y nunca pudo!!!, tan terrible lo que fue y lo que habrá de ser, que no hay fuerza humana o sobrenatural que lo reprima. 
Si no es ésta hoja, otra lo será mañana. Si no éste lápiz, otro el que transite los renglones. Si no es la mía, otra, pues, será esa mano que plasme eso que tuvo la necesidad de ser un grito.

sábado, 22 de junio de 2013

YO, NARCISO

                                                      YO, NARCISO

Yo, Narciso, el mas grande símbolo de la belleza que haya pisado éstos parajes, declaro haber sido un farsante, que no fuí yo quien rechazara a la Ninfa Eco, sino ella la que se negara a recibir mi amor por estar prendada de la imagen del estanque. Es por eso que me dejo devorar por el reflejo líquido que me recibe calmo, fraternal, con la esperanza de mezclarme con su escencia para poder estar mas cerca de ella.

miércoles, 5 de junio de 2013

MARCELO BENITEZ

                                   MARCELO BENITEZ 

Marcelo Benítez vende en los pueblos. Todas las mañanas va a la empresa para la que trabaja a pasar los pedidos que levantó el día anterior y rinde sus cobranzas. 
Marcelo Benítez, séptimo hijo varón de una familia pobre, siempre soñó con ser hombre lobo, pero una noche de luna llena fue mordido por un vendedor que signó su destino. 
Muchos son los crepúsculos en que Benítez se duerme afiebrado por la falta de carne humana, pero, cuando sale el sol, él sufre mutaciones horribles que lo transforman en lo que no quería ser y sale a la ruta en pos de esa bala de plata que le devuelva la paz.

miércoles, 29 de mayo de 2013

DEBAJO DE MI CAMA



        


              DEBAJO DE MI CAMA

                                                         a Elsa Bornemann
(gracias a quien no veía la hora de que llegara la noche para leerle sus poemas a mis hijas)


Debajo de mi cama hay un camino
Lleno de bosques de alerces y de pinos
Donde debo pisar con gran cuidado
Porque se escapan los conejos, espantados.
Debajo de mi cama, una princesa
Deshoja margaritas con destreza
Cien príncipes, hasta ella, han arribado
Mas de ninguno se hubo enamorado.
Debajo de mi cama, una mañana,
Encontré una caricia y una nana.
Debajo de mi cama y bajo llave
Hay un cofre que encierra lo mas suave
Debajo de mi cama hay una orquesta
Que toca siempre, pues siempre está de fiesta.
Debajo de mi cama hay un poema
Hecho con dulce de batata y mucha crema,
Y un mundo hecho de sueño y maravillas
Aunque mamá solo vea mis zapatillas

domingo, 26 de mayo de 2013

PORQUE MI CUERPO

                                               PORQUE MI CUERPO 

Porque mi cuerpo está lleno de venas y de penas
y mis arterias de miserias
porque mis tendones de razones
como mis huesos de besos 
porque mi piel está cubierta de papel 
y mi cabello de aquello
porque mis dedos no tienen mas remedo 
y mis pies van siempre al revés
porque mi corazón es desazón 
porque mi garganta no canta
porque mis riñones son muñones
y mis ojos, apenas, un antojo
porque mi boca se estira y no te toca 

porque mis cejas no te dejan 
porque mis células están llenas de libélulas
y mi voz está llena de vos
porque mi alegría suena a rebeldía
y mi agonía suena a rebeldía
porque mis latidos no tienen sentido 
porque mi musa está dentro de tu blusa

sábado, 25 de mayo de 2013

LOS ÚLTIMOS ALQUIMISTAS II



                        LOS ÚLTIMOS ALQUIMISTAS II



-¡¡Llévenselos!!-. El capitán fue inapelable en su orden. 20 kg. De oro reposaban sobre la mesa principal del laboratorio. 2000 gramos de polvo áureo que hacía que no se necesitara lámpara alguna para iluminar el recinto. 20.000 decigramos de esperanza  para los millones de desesperados que se debatían entre la vida y la muerte a diario. Sabían que la escasez era el origen de la sobrevaluación. Sabían que si todos tuvieran acceso al producto en un almacén, en un kiosco, ya no habría manos monopolizantes que digitasen el destino de las masas.

Cuando los soldados se llevaron a los alquimistas, el oficial se quedó solo en el cuarto. Tocó con sus dedos cada probeta, cada tubo de ensayo. Se quitó el casco y lo colocó debajo del conducto donde finalizaba el proceso. Lo dejó allí por unos instantes y, sin que nadie lo viera, bebió del agua que los magos habían extraído del mineral.

LOS ÚLTIMOS ALQUIMISTAS



                                            LOS ÚLTIMOS ALQUIMISTAS

Si los hubieran visto sus antecesores, ¡Qué orgullosos se hubieran sentido!!!. Lo habían hecho por ellos, si, pero también lo habían hecho por los muertos en la hoguera, por los que habían dado su vida en pos de una quimera y, ¿por qué no?, hasta lo habían hecho por los que no creían en nada. No para enrostrarles que se habían equivocado, sino para demostrarles que era posible.
Ahora, en pleno año 2097, desechando la tecnología y los implementos que la ciencia les había obsequiado, su pequeño atanor, armado de la misma manera en que se equipaban las boticas taumatúrgicas del siglo XIV, ellos habían probado que se podía extraer oro del agua. El problema es que acababan de utilizar, para ello, las últimas gotas del líquido que quedaban en el planeta.  

lunes, 20 de mayo de 2013

EL SUSTITUTO



                                                          EL SUSTITUTO

Cuando perdió su empleo, sus compañeros, para darle una mano, le fueron pidiendo que los reemplazara, uno a uno, en sus labores, y como tenía que llevar el sustento a su familia, no dudó un instante en aceptar.
Fue así como, de su antiguo y monótono trabajo de archivar papeles, pasó a ser encargado de limpieza, vendedor, cajero, empaquetador, chofer, operario, pero, eso si, cada faena por no mas de una semana para que el compañero que le había brindado su ayuda ( y, al cual él agradecía con unos pesos del sueldo obtenido), volviera a su labor.
El hecho es que, en cada una de esas tareas, se desempañaba tan bien, que su fama fue trascendiendo y, así, llegó a suplir al jefe de personal, al de producción, al gerente de marketing y al mismo dueño de la empresa.
Pero no solo se había limitado a relevos lisos y llanos sino que, en cada uno de los puestos
transitados, mejoras y proyectos habían quedado como marca de su paso.
Fue así que le ofrecieron retomarlo, ya no para operar en su antiguo puesto sino como asesor general, pero él no aceptó.
Su talento como sucedáneo se había propagado mas allá de los límites de la empresa y pronto comenzaron a requerirlo de otros sitios. Sustituyó a actores, a enfermos que, durante 7 días, recobraban su salud, a detectives, a doctores, a choferes de taxis y colectivos, a pilotos, a directores de cine y, hasta llegó a suplantar a varios presidentes, aunque ellos nunca lo reconocieran.
Cierto día, Dios, que lo había estado observando y, cansado de sus tareas y su soledad, le solicitó sus servicios, pero grande fue su enfado cuando, al regresar de sus vacaciones, comprobó que las guerras habían terminado, las enfermedades desaparecido y las cruces de todas las iglesias deshabitado, desapareciendo de ellas todos los cristos, por lo que, luego de regresar el mundo a su antiguo orden, condenó al sustituto a ser una sola cosa.
Y fue así que el sustituto debió transformarse en escritor, para poder ser rey, pordiosero, pájaro, árbol, lombriz, o, hasta Dios, cuando fuese necesario.

domingo, 5 de mayo de 2013

LOS LOPEZ



                                                   LOS LOPEZ

Los López suelen sentarse a la orilla de la isla a ver como la luna se sumerge en el río y sus brillos son escamas que ondulan lastimando la mirada. Durante el día, Zulema arroja al río, desde la canoa, sus cabellos rubios quemados por el sol y los dorados y las bogas se arropan dóciles entre ellos para que Pedro los arrastre hasta la nave.
Los mosquitos ya se dieron por vencidos. Alguna vez intentaron atravesarles la piel pero saben que el sol há curtido demasiado a los López y, de tanto andar por el río, el cuero se les ha puesto duro como traje de caimán.
Cuando se incorporan para volver al rancho, las luciérnagas se encienden para mostrarles el camino y se apagan cuando los López cierran la puerta desde adentro.
Alguna vez quisieron enseñarle al Juancito los secretos del agua y el idioma de los sábalos, pero la señora de la crecida decidió que no tenían derecho y se llevó al chico de la mano.
Después de eso, los ojos y las bocas de los López se secaron. Sin lágrimas se quedaron, se quedaron sin voz.
Se podrían haber ido a cualquier lado, lejos del agua, de las estrellas y del canto de las ranas, pero se quedan, tal vez, esperando que la señora de la crecida venga a devolverles al chico o que se los lleve a ellos también o, quién sabe, a lo mejor el corazón se les quedó enganchado en un anzuelo.

lunes, 29 de abril de 2013

AL CAER LA TARDE



                                              AL CAER LA TARDE

Alrededor de las siete de la tarde es el mejor horario. A esa hora, todavía nadie encendió las luces de la calle y los autos también andan con los faros apagados. Hace calor, todo el día hizo calor. De ese calor húmedo, pegajoso que provoca que hasta la ropa mas liviana te moleste, que hace que el ruido de los motores te moleste, que hace que los comentarios mas insignificantes te molesten.
El viejo siempre me lo decía. Estudiá, estudiá, pero yo no le hice caso. Nunca le hice caso. Seguramente esos que pasan con los autos con los vidrios polarizados y la música esa Chingy que te Chingy, Chingy que te Chingy, que te ponen los pelos de punta, tampoco le hicieron caso a sus viejos, o a lo mejor, si. Pero la noche no llegó instantáneamente, hubo que pasar una mañana y una tarde, y el calor, y las gotas que te chorrean sobre los ojos, entonces esperás que todos se hayan ido, que ya no quede nadie salvo ese o esa infeliz al otro lado del mostrador, que el pibe de los repartos se haya ido a entregar el último pedido, y el otro se te acerca con esa sonrisita estúpida o protestando por los impuestos, y sacás el machete que tenés colgado en la parte de atrás de la cintura y le das un golpe seco que lo atonta y cae. Vas corriendo hasta la persiana para que nadie mas ya entre al negocio y, ahí si, le das, le das por el que tenía traje y te humilló gratuitamente, por la que te refregó el cero kilómetro en la jeta, le das, le das hasta que ya no te quedan fuerzas. Entonces escondés el cadáver en la heladera del fondo donde ya casi no queda lugar porque ahí tenés escondidos dos mas.
Vas a tener que deshacerte de ellos antes de abrir el almacén mañana.

sábado, 20 de abril de 2013

BEN HUR

                                                           BeN HUR 

Dice mi madre que yo tenía 14 días de vida cuando me llevaron al cine Rosmary donde daban "Ben Hur". 
Dice que Charlton Heston se pasó toda la película tratando de calmar mi llanto pero que solo Sephen Boyd lo consiguió cuando me tomó entre sus brazos para arroparme. 
Yo no le creo. Dejé de creerle cuando se marchó con James Dean en "Al este del paraíso", después de que mi padre la abandonó por Marilyn en "La comezón del séptimo año".

martes, 16 de abril de 2013

EL SEUDÓNIMO



                                             EL SEUDÓNIMO

Nunca habían prestado mayor atención a mis escritos ninguno de los dos, ni mi padre, ni mi madre. Quizás si, quizás, en secretas charlas, lejos de mi presencia, comentaban las aventuras de la lapicera de su hijo del medio. Si fue así, jamás me lo hicieron saber.
Yo odiaba los almuerzos de los domingos donde de lo único que se  hablaba era de los viajes de mi hermana o del auto nuevo de mi cuñada. Está bien que mi hermano había seguido el camino de mi viejo, camino que yo no había podido, o no había querido seguir.

El no entendía que yo no era capaz de colocar un ladrillo sobre otro sin que éstos se desmoronaran. Ni siquiera, aprenderme el tres de arena por uno de cemento para hacer la mezcla, pero que, si, podía construir refugios en los que el odio, la envidia o la desazón tenían la entrada prohibida.
Esa tarde, cuando acabé de escribir uno de mis cuentos, al pie del mismo y, como lo hacía cada vez que culminaba mi tarea, lo firmé con mi nombre y apellido.
Me quedé observándolo por un rato y, entonces, me dí cuenta.
Ellos me habían dado la tarea.
No sé si ellos querían lo que yo era, pero sabía que yo era lo que ellos querían, lo que ellos habían soñado. Decían haberme dado  un  nombre y un apellido, pero lo que, en realidad, me habían entregado, era un seudónimo, un seudónimo para que yo escribiera mis textos antes de firmarlos. Tuve ganas de correr a abrazarlos , de agradecerles y de reprocharles por haberme condenado a no ser un hombre normal, de decirles que, finalmente, lo había entendido, pero me quedé ahí, sentado, frente a otra historia que, sabía, ellos no iban a leer.